Agente expedientado por alentar la violencia en Facebook tras el desalojo de Barcelona


Esta imagen ha circulado los últimos días por las redes sociales, reproduce la supesta conversación de unos mossos tras el desalojo de Barcelona por parte de la policía catalana el pasado 27 de mayo… cuando la vi no me horrorizó demasiado porque la creía una sátira, una broma, una manipulación si se quiere ver así, cualquiera con unos conocimientos mínimos de edición, incluso cualquiera que maneje el famoso Paint podría hacerlo… pero el escalofrío me llegó hace un par de mañanas.

Estaba yo duchándome, medio adormilado aún, cuando sonando no sé qué emisora escuché “el mosso Ferran Terual, que publicó mensajes alentadores de violencia en Facebook, ha sido expedientado por unas declaraciones en las que decía cosas como “Lo mío ha sido como estar en una pastelería y no poder comer ni un trocico de pastel. Tanto hijoputa y ni una colleja he podido dar”…

Flipé, esas eran las palabras que había leído en la red social, ¿eran ciertas? ¿se atrevían a hablar así? ¿se creen impunes? Lo son… “expedientado”… creo que un comentario como el que arriba se transquibe debería ser inhabilitador, ¿no lo son acaso las prueba psicotécnicas?. Lo indignante no es que haya policías así, es que no se haga nada contra ellos, es los procesos de selección que se deben pasar para ocupar un puesto tan importante y de tanta responsabilidad como el de una persona con respaldo legal para ejercer la fuerza sobre las otras. Las salas de estudio están llenas de chavales preparándose una oposición, la de policía nacional es una de las que más abundan en ellas; entre ellos, los que fueron chavales problemáticos en mi instituto, de dudosa vocación policial.

Y aquí abriría un debate, primero sobre la impunidad policial… está claro que desarrollan una labor vital y muy delicada, pero no por ser policía hay que defender a alguien a toda costa. Policías, como políticos, los hay buenos y los hay corruptos e interesados, y no debemos tener miedo a acusar y señalar a los que lo son y emborronan el nombre de todo el cuerpo -tarea que sería más sencilla si no se les hiciera ocultar su número de identificación-. Segundo sobre los requisitos para llegar ser policía y ostentar esa posición de poder… y aquí abriría un debate sobre aspectos como la titulación mínima para poder ser policía nacional o mosso, que ahora es el graduado escolar, o más aún sobre las aptitudes psíquicas, ya que la titulación serviría simplemente de filtro -no es que sea más o menos válido por el tener el título-, aunque, lo que es más vergonzoso por encima de todo, y aquí volvemos nuevamente al problema de origen, es que quienes les mandan, los políticos, no tengan aptitud, ni deban cumplir requisito alguno –ni siquiera el de no ser corrupto-.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s