El fracaso de la democracia piramidal. El poder corrompe.

Las pirámides de poder no han funcionado nunca a ninguna escala medianamente grande. Desde el club deportivo de tu barrio o las asociaciones de representantes de alumnos pasando por todos los niveles de servicios públicos, todo sistema piramidal cuyo tamaño impida un control directo de las bases acaba por corromperse.

La teoría es bonita; una masa de gente elige cada X tiempo a unos grupos que les representan, estos a su vez eligen a unos líderes, y estos líderes quedan legitimados para tomar decisiones en nombre de todos, pues han sido elegidos acorde a determinadas reglas. Hasta aquí todo bien, si los líderes no lo hacen bien pasado X la masa de gente votaría a otro grupo, y si lo hacen bien serían reelegidos.

El sistema parece bueno, y legítimo, pero hay un problema. La gestión de esos líderes, cuando hablamos de escalas muy grandes como pueden ser los gobiernos locales, regionales o nacionales, ha estado siempre totalmente alejada del control directo de quienes les han votado. Lejos de control directo, teniendo poder absoluto, ha llegado la corrupción. El poder corrompe, y estoy convencido de que existen personas incorrompibles, pero no se puede confiar la validez de un sistema a que sean esas y solo esas personas las que alcancen el poder. Es más, cuando el poder se reparte repetidamente entre dos grandes grupos en un sistema de elección blindado para que precisamente sean solo dos grandes grupos los que puedan alcanzarlo, siendo un sistema tan grande, que mueve tanto dinero, genera tantos privilegios, y que escapa a todo control… es fácil pensar que las personas más corruptibles del planeta, las más interesadas, vayan a intentar entrar. Aquí se mezclarán personas con vocación con personas interesadas, pero dificilmente estos dos tipos de persona puedan convivir dentro de un mismo grupo, pues se repudiarían, y al final el grupo entero quedará teñido del mismo color. Es una espiral maligna… el poder corrompe, y la corrupción excluye a los válidos de la carrera, se apartan.

Hoy por hoy, en España, tenemos dos grandes grupos teñidos hasta los tejidos más profundos de corrupción. Con un sistema electoral que blinda la reelección de uno de los dos grandes grupos. Con un sistema judicial cuyos altos poderes, a los que llegan los casos de corrupción, están elegidos a dedo por los dos grandes partidos. Con una televisión pública cuyo consejo de administración se elige directamente por el gobierno. Con unos cuerpos de policía dirigidos a dedo por Ministros de Interior. En uno de los países con más caraduras de Europa, sería muy iluso pensar que quienes se meten a militar desde los 18 años en uno de estos dos grandes partidos sabidos corruptos, lo hacen por vocación de servicio y no por interés. Lo que es peor, puede pasar que estos caraduras, además de corromper, sean unos ineptos en la tarea que se les asigne (pues en el caso de ser caraduras, cualquier puesto les valdría mientras tengo poder y oportunidad de lucrarse), y podría pasar entonces, que:
1) No sean capaces de prever y evitar circunstancias adversas y
2) Que
ante ellas no sepan que hacer.
¿Os suena esto de algo?

Ahora mismo hay una revolución en curso, la gente sale a la calle, está harta, la situación es insostenible y tiene vistas de empeorar. Podría darse el caso, y digo podría, de que la revolución triunfe, surjan partidos buenos, hagan una reforma adecuada, se asienten en el poder, se salga de la crisis y seamos felices por unos años. Esa generación de nuevos líderes, pensemos que incorruptibles, pasará. Y la siguiente que llegue, o la otra, o la de cuatro generaciones más allá puede que sea más fácil de corromper, se corromperán, llegarán los ineptos y el ciclo volverá a empezar.

Hoy, gracias a Internet, tenemos la posibilidad de poner fin a este ciclo infinito. Internet permite que esa gran masa esté conectada, y eso permite crear sistemas de control directo sobre las cúspides de estas pirámides de poder, como en una pequeña asociación de barrio pasaría.

Este texto ha llevado una hora de escribir y estamos hablando de resolver un problema innato a todos los grandes sistemas de poder. No aspiro a definir aquí cómo debería ser este sistema, pero debemos darnos cuenta de que el cambio es necesario y POSIBLE. Expander la idea, desarrollarla, sembrar la semilla y que, cuando llegue el momento, que llegará, el pueblo -las bases- no se conformen con un cambio de poder, sino con un cambio ordenado de sistema que les permita, desde entonces, controlar lo que pasa sobre sus cabezas, y las decisiones que toman en quienes delegan.

Saber delegar es una gran virtud. Delegar y no saber en quién, un gran error.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El fracaso de la democracia piramidal. El poder corrompe.

  1. hurty1311 dijo:

    Hola, no sé si te acordarás de mi del año pasado, cuánto tiempo xD

    Un buen artículo, veo que tratas dos cosas fundamentales, entre otras: la falta de representatividad que induce el sistema e, indirectamente, que un duopolio al fin y al cabo es un duopolio. Me hace gracia que se hable de esto tanto últimamente, hasta ha dado la casualidad de que algo de esto escribía yo unos días antes de que publicases tu artículo, aunque desde otro enfoque totalmente distinto. Puede que estés más o menos de acuerdo o en desacuerdo, pero seguro que te tiene que parecer por lo menos interesante: http://ahurtadot.blogspot.com.es/2012/05/analogias-curiosas-cuando-la-politica.html

    Al igual que tú no defino cómo tendría que ser el sistema, me limito a criticar el actual, aunque por supuesto que no lo defina no significa que no lo tenga ya definido por mi cuenta.

    Para cualquier cosa me tienes por twitter http://twitter.com/#!/Hurty1311 y si no ya me tienes en tuenti 😉

    • Weasel dijo:

      Eyy claro que me acuerdo!! 🙂
      Es bueno que se hable más últimamente de política; de la peor forma posible la política ha llegado al ciudadano de a pie, quiera o no, y las consecuencias de tantos años de desentendimiento y carta blanca se están pagando ahora a base de desahucios y desempleo. Lo triste es que cuando subo una foto de lo que me voy a comer sigo recibiendo más likes que cuando comparto un artículo que nos afecta a tod@s…

      Seguimos teniendo lo que merecemos, I guess, espero que esto cambie pronto 🙂

      Un abrazo y a seguir con ese blog!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s